las armas del kung fu

"Breve reseña y exposición"

El hombre: pobre animal de débiles mandíbulas y uñas demasiado fáciles de quebrar 

Las armas tienen larga data en el acontecer humano; germinando y evolucionando hacia donde el riego de cada cultura lo impulse, tanto para conseguir alimento como para defenderse de otros animales o de sus pares. Si a esto le sumamos la riqueza del arte marcial chino, tenemos una ensalada (o Chop Suey, si prefiere) digna de saborear. Los invito...

El comienzo de esta historia podemos situarlo hace aproximadamente 25 millones de años. En ese entonces, el continente africano experimentó fuertes cambios de tipo geológico y ambiental; el medioambiente se fragmentó en diferentes ecosistemas: jungla, montes bajos, praderas y sabanas. Precisamente allí, en la sabana, es donde nos topamos con este singular ser que camina en dos patas.

Estos primeros antepasados del hombre, tenían un aspecto mucho más similar al de un chimpancé, iban desnudos, no conocían el fuego, no tenían lenguaje, no enterraban a sus muertos y se alimentaban de frutos y raíces y pequeñas presas de animales que encontraban muertos.

Pasados varios milenios, vemos cambios: ya saben caminar erguidos, quedando sus manos libres para usar herramientas que los asistan frente a los obstáculos y los peligros de la naturaleza; además, su cerebro es lo suficientemente complejo como para ver que podría necesitarlas más adelante y guardarlas. Los datos hablan del guijarro de doble bísel como la herramienta más antigua. Si bien no podemos imaginarnos que algún antepasado nuestro, cazara osos y tigres colmillos de sable armado tan solo con uno de estos guijarros como en las películas, sus propiedades cortantes le dieron alguna ventaja frente a atacantes más pequeños.

A medida que la tecnología se complejiza, es más frecuente la caza como recurso para la obtención de alimento:

-el Homo Erectus con el hacha de mano que le permitía cortar, perforar, golpear y machacar las presas;

-el Homo Neandertahlensis ya cazaba con lanza.

La atrapante riqueza de la cultura marical de China, refleja una gran amplitud y variedad territorial sumado a milenios de antigûedad. En el entrecruzamiento de costumbres religiosas, el pensamiento filosofico, metafísico y el desarrollo a través de los siglos de diferentes técnicas guerreras, las armas tuvieron un papel fundamental en la historia del arte marcial chino. Lo que me interesa ahora es presentar a grandes razgos, algunas características de sus principales exponentes en nuestra escuela.

La primer arma que se enseña en Kai Men es el sable. Hay muchas variaciones: de empuñadura corta, sable doble de empuñadura corta, de nueve anillos, sable ancho, de hoja larga y empuñadura corta.[1]

Es un arma que se la suele usar combinada con otras. Usualmente relacionada con la energía del tigre (cola), al no requerir un largo entrenamiento para usarlo, fue muchas veces destinada a los soldados de menor rango. Sin embargo, hay muchos estilos que llegan a dotarlo de mucha versatilidad, así también en nuestra escuela. Su manejo entrena al practicante en la habilidad de extender la conciencia de su cuerpo y entonces proyectar su energía mucho más lejos que lo habitual; enseña a visualizar el filo del arma en los ataques y fortalece y flexibiliza la muñeca y el brazo del practicante.

La siguiente arma del programa es el bastón largo. Fue apodado "el padre de las armas" por ser base para la fabricación y utilización de la mayoría de las armas largas. Se la ve como el arma clásica del monje shaolín por el juramento que les impedía derramar sangre. [2]

Su manejo es enérgico y fortalece ambos brazos del practicante, obligándole además, a proyectar su energía mucho más lejos que con el sable.

Volvemos a las armas cortas: la espada, "el caballero de las armas". Dotada de connotaciones ideológicas: simboliza refinamiento, y familiaridad del portador con las artes. Su manejo es ágil, relajado, preciso; por lo que requiere mucho entrenamiento para usarla, más común en rangos altos del ejército y la nobleza.

En los períodos de primavera y otoño durante los Estados de Guerra, hace 2000 años, las competencias de espada eran muy comunes en la sociedad.

Más atrás en el tiempo, se tienen datos de su empleo durante sacrificios a dioses y ancestros.

Su entrenamiento adiestra en el refinamiento de las técnicas, en una energía relajada que aprovecha la biomecánica correcta de los movimientos (emparentada con el dragón y el fénix), y en evitar el choque de fuerzas. Además, en la utilización de la estrategia.

La última arma que voy a explicar es una especie de híbrido entre el bastón largo y la espada: la lanza. Podemos decir que es la posibilidad de usar una espada a larga distancia, será por eso que a veces la llaman "La reina de las armas".

Hay diferentes tipos: gruesa, doble hoja, hoja en zig zag, y como arma militar fue la más usada en la antigüedad.

Sus movimientos confunden al oponente mientras que posee prácticos trucos. A través de los siglos su utilización se fue haciendo más difícil y por lo tanto la enseñamos en cuarto lugar.

La mano del tiempo tu huella borró… y sin embargo

Sintetizando un poco lo que hasta aquí les he contado, vemos que las armas son prolongaciones del hombre en tres aspectos: en lo corporal, en tanto le permiten lograr cosas que de otro modo el cuerpo humano no sería capaz, agregándole fuerza, dureza, etc.“garras y dientes”. En un segundo aspecto, mental, porque estas herramientas son creadas a partir de la imaginación y la técnica, que son funciones del pensamiento. Y finalmente en un tercer aspecto del espíritu, porque para dominarlas el espíritu y la energía propias de la persona se adueñan del arma. Entre los chinos se dice que el arma debe usarla una sola persona, porque quedará impregnada de su energía.

Esto explica, hasta cierto punto, el porqué la práctica de armas ha sobrevivido aún hasta nuestros días.

[1] el que enseñamos primero es el común e empuñadura corta para una mano.

[2] escuché que también se lo llama bastón del monje

Contáctese ya con el Profesor al:
(15)5054-1396
info@kungfuonline.com.ar